Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Logo "Fortaleciendo Pro-Caimán" Diseño: Kiwi lab studio. Derechos reservados.

Fortaleciendo el Programa Nacional para la Conservación del Caimán Llanero Crocodylus intermedius -PROCAIMAN: Acciones concretas para avanzar en la recuperación de sus poblaciones en Colombia

El Caimán llanero, Caimán del Orinoco o Cocodrilo del Orinoco (Crocodylus intermedius Graves, 1819), es una de las especies de cocodrilos más amenazadas en el mundo y la especie en mayor peligro de extinción en la región neo tropical.

Sacar del riesgo de extinción a esta especie emblemática de cocodrilo de la Orinoquia Colombo-venezolana, no solamente se justifica desde una perspectiva biológico-evolutiva, por ser una especie de reptil ancestral parte de la diversidad biológica de la tierra y un componente estructural y funcional indispensable del ecosistema (directamente relacionado con la productividad del mismo), ni tampoco por ser una de las 13 especies de cocodrilos que habitan el planeta. También se justifica por constituir una especie con preocupación de conservación a nivel mundial emblema de la lucha contra la extinción, la cual necesita del esfuerzo de todos, principalmente de Colombia y Venezuela para seguir existiendo.

A principios del siglo XX, el gobierno colombiano liderado por el Ministerio del Medio Ambiente, la Universidad Nacional de Colombia, representada por la Estación de Biología Tropical Roberto Franco (EBTRF), y el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (IAvH), crearon y establecieron el Programa Nacional para la Conservación del Caimán Llanero PROCAIMAN. Los principales objetivos del programa fueron: (i) prevenir la extinción de la especie en Colombia y (ii) promover la recuperación de las poblaciones en su rango de distribución natural.

Aunque desde entonces se han llevado a cabo importantes proyectos y acciones dentro del marco del programa, hoy día, 18 años después, la situación del caimán del Orinoco en el medio natural no ha cambiado. Acciones técnico-científicas importantes definidas en PROCAIMAN, como la acción 1: recuperación de huevos y neonatos tanto ex situ como in situ, la acción 4: definición de acciones y un protocolo de re-introducción, y la acción 5: realización de monitoreo de poblaciones introducidas y silvestres, no se han podido implementar con el rigor de planificación en conservación, debido a que no existe una caracterización genética/genómica de las poblaciones in situ objeto de conservación, ni caracterizaciones genéticas de poblaciones ex situ de apoyo para la recuperación de las poblaciones in situ de la especie. Adicional a los estudios genéticos/genómicos, los tamaños poblacionales actuales son desconocidos, así como características ecológicas importantes como si existe reproducción en poblaciones silvestres y su magnitud, parámetros fisiológicos asociados a eventos reproductivos, tiempos de nidación, estructura demográfica de las poblaciones, entre otros. Adicionalmente y como componente crucial para el éxito en la recuperación de la especie, no se ha establecido un dialogo con las comunidades humanas entorno al caimán y su recuperación. Por último, pero no menos importante, es imprescindible iniciar un proceso objetivo y bien estructurado de divulgación y sensibilización con todos los miembros de comunidades humanas rurales y urbanas.

En consecuencia, se necesitan con urgencia estudios de genética y genómica de la conservación bien planificados de las poblaciones in situ relictuales identificadas, así como de las poblaciones ex situ presente en la EBTRF, Meta y Wisirare, Casanare. También son urgentes estudios demográficos y ecológicos de dichas poblaciones. Este conocimiento adquirido, así como la implementación de guías y protocolos ya disponibles, servirán de engranaje entre las importantes actividades de PROCAIMAN llevadas a cabo y acciones futuras, lo que permitirá incrementar su efectividad e impacto. Es igualmente prioritario llevar a cabo intercambios de información con comunidades humanas locales, así como acciones de divulgación y sensibilización acerca del caimán del Orinoco y la importancia para el ecosistema y el bienestar de las comunidades mismas.

Debido a la urgencia en llevar a cabo estas acciones y así seguir adelantando PROCAIMAN, en alianza estratégica entre la Universidad Nacional de Colombia (con participación de la Estación de Biología Tropical Roberto Franco (EBTRF) y del Grupo de Biodiversidad y Conservación Genética del Instituto del Genética), el Instituto de Investigaciones Biológicas Alexander von Humboldt, IAvH (con la participación del área de Genética de la Conservación), el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y la Defensa Civil de Colombia, se presenta esta Fase I del Programa general: Fortaleciendo PROCAIMAN en el Meta: Acciones concretas para avanzar en la recuperación de las poblaciones de Caimán llanero en el departamento.

Por medio del desarrollo de la Fase I, se pretende desarrollar estudios de genética y genómica de la conservación de la población ex situ y cinco de las poblaciones in situ más importantes de la especie en el departamento del Meta, así como estudios demográficos y ecológicos para las mismas. Adicionalmente, esta Fase I busca fortalecer la EBTRF de la Universidad Nacional de Colombia en Villavicencio, como centro de producción de información técnico-científica, que seguirá direccionando acciones de conservación y manejo para el Caimán del Orinoco, así como centro de formación científica del Meta. Finalmente, esta Fase I también incluye la realización de actividades de registro y documentación científica, intercambio de información, divulgación y comunicación, así como actividades de sensibilización ambiental con las comunidades que tienen relación con las poblaciones de C. intermedius objeto de estudio.

En otros países se han llevado a cabo programas de recuperación y manejo racional de especies de cocodrílidos al borde de la extinción. Fue el caso de Alligator misisispiensis en los Estados Unidos y Crocodylus porosus en Australia. Hoy día, después de 30 años, las poblaciones locales de estas especies y sus funciones ecológicas se encuentran recuperadas. Adicionalmente, los ingresos de las comunidades producto de su utilización son importantes. Debemos demostrarle al mundo que podemos también tener una experiencia exitosa con el caimán del Orinoco. Debemos recoger las acciones y enseñanzas de Federico Medem y de todos aquellos que han trabajado fuertemente por PROCAIMAN y seguir adelante. Es el momento de que el gobierno colombiano reconozca al caimán del Orinoco como emblema de la lucha contra la extinción de especies y que, de la mano de sus instituciones de educación e investigación, se sigan adelantando acciones directas y objetivas para llegar a lograr su recuperación y uso sostenible. Solo así se podrá volver a tener al caimán en los ríos que fueron su hábitat por milenios, compartiéndolos con las comunidades humanas con tolerancia, beneficiándose de sus importantes funciones ecológicas y ofreciendo oportunidades económicas a partir de su conservación y de su manejo adecuado y sostenible.