Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Estación de Biología Tropical Roberto Franco (EBTRF)

Investigación, Conservación y Educación en la Orinoquia

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

 

 

 

Colección Viva

  • Orden Crocodilia

    Caiman crocodilus crocodilus (Linnaeus, 1758)

    Paleosuchus palpebrosus (Cuvier, 1807)

    Crocodylus intermedius (Graves, 1954)

    Paleosuchus trigonatus (Schneider, 1801)

  • Orden Testudines

    Podocnemis expansa (Schweigger, 1812)

    Trachemys venusta callirostris (Martínez & Arias, 1855)

    Rhinoclemmys diademata (Mertens, 1954)

    Podocnemis lewyana (Duméril, 1852)

    Chelus fimbriatus (Schneider, 1783)

    Chelonoidis denticulata (Linnaeus, 1766)

    Chelonoidis carbonaria (Spix, 1824)

    Nombre científico: Chelonoidis carbonaria (Spix, 1824)

    Nombres comunes: Morrocoy, morroco, morrocoyo

    Familia: Testudinidae

    Características principales:

    Esta es especie tiene un caparazón alto en forma de domo alargado, y en los machos presenta una “cintura” o angostamiento en la zona adyacente al puente. Su caparazón y su piel son de color negro o café oscuro, con una mancha amarilla, naranja o rojiza en el centro de cada escudo vertebral y costal, y con algunas escamas de la cabeza y las patas de tonalidades similares. El plastrón es de color amarillento con manchas negruzcas. En zonas subxerofíticas como en la Guajira pueden tener una coloración xántica, es decir, sin pigmentación negra ni roja, por lo que son mucho más claros y amarillentos (Rueda-Almonacid et al., 2007). En cautiverio los escudos del caparazón suelen crecer formando protuberancias, de forma cónica (Gallego-García et al., 2012).

    Al igual que el resto de las especies de la familia Testudinidae, sus patas son robustas, cilíndricas, adaptadas para la vida terrestre, con uñas bien desarrolladas y sin membranas interdigitales (Rueda-Almonacid et al., 2007).

    Es de tamaño mediano o grande, con un promedio de 8 kg de peso y 30 cm de largo del caparazón (Rueda-Almonacid et al., 2007), aunque, se tiene registro de un individuo que llegó a medir 51 cm. Los machos suelen ser más grandes y presentan una concavidad en el plastrón que impide que se caigan durante el apareamiento. Y su cola es más larga y sus escudos anales son más largos y puntiagudos que en las hembras (Gallego-García et al., 2012).

    Hábitat y distribución:

    El morrocoy es una especie terrestre de tierras bajas, asociada a diferentes hábitats como el bosque seco tropical, morichales, matas de monte de las sabanas, praderas, bosques de galería, esteros y en ocasionas se encuentra en bosques húmedos (Gallego-García et al., 2012).

    Esta especie suramericana es de amplia distribución, encontrándose en Panamá, Colombia, Venezuela, ambas Guayanas, Surinam, Brasil, Paraguay, Bolivia y Argentina. También se considera introducida en varias Islas del Caribe incluyendo Providencia. En Colombia se encuentra en la región Caribe, en las cuencas del Orinoco y del Magdalena, en el norte del Chocó y también hay algunos registros en la Amazonía en los departamentos de Caquetá y Guainía (Gallego-García et al., 2012) (Rhodin et al., 2017). 

    Alimentación:

    El morrocoy es oportunista, su dieta presenta variaciones según la disponibilidad de especies vegetales determinada por las temporadas secas y de lluvias. Consume principalmente frutas y flores, el consumo de estas últimas aumenta en la época seca. También consumen hojas, tallos y raíces y complementan su dieta con carroña, invertebrados, hongos y pueden ingerir excremento, enriqueciendo así su flora bacteriana. Pueden congregarse varios individuos bajo árboles en fructificación y permanecer allí varios días (Rueda-Almonacid et al., 2007). Algunos autores han encontrado grandes cantidades de semillas en sus excrementos, en muchos casos intactas, con tasas de viabilidad mayores al 90% para algunas especies de plantas, por lo cual sugieren que el morrocoy es una especie muy importante en su ecosistema por su papel de dispersor de semillas (Wang et al., 2011) (Strong & Fragoso, 2006).

    Reproducción:

    La temporada de reproducción del morrocoy varía a lo largo de su distribución, varios autores afirman que esta coincide con la época de lluvias (Gallego-García et al., 2012), aunque también se han reportado individuos en pleno pico reproductivo dos meses antes de la temporada lluviosa sugiriendo un periodo reproductivo continuo (Vanzolini, 1999), aún hacen falta estudios acerca de su biología reproductiva en el medio natural (Echeverry-Alcendra, 2019). Sin embargo, está claro que se reproducen durante un periodo bastante amplio, lo cual se relaciona con sus múltiples posturas (de 2 a 5) en la misma temporada reproductiva, con intervalos de 28 a 96 días entre cada una (Gallego-García et al., 2012). Se ha documentado que el porcentaje de individuos que logran la eclosión en las primeras tres posturas es alto, pero en la cuarta y quinta es nula (Gallego-García et al., 2012).  El tamaño de las nidadas varía entre 1 y 15 huevos, con un promedio de 6 cada una (Rueda-Almonacid et al., 2007).

    Durante la temporada de apareamiento los machos se desplazan largas distancias y buscan activamente a las hembras, realizando movimientos rápidos con el cuello y emitiendo sonidos que han sido descritos como similares a los de “gallinas llamando a sus polluelos” (Snedigar & Rokosky, 1950), mientras que las hembras presentan un comportamiento pasivo o de rechazo (Gallego-García et al., 2012).

    Al igual que en el resto de las tortugas, la temperatura es un factor importante en el desarrollo embrionario. En cierto estudio de Mendoza y colaboradores (2021) se incubaron huevos a dos temperaturas diferentes. El periodo de desarrollo embrionario de aquellos incubados a 29,5°C fue de 141 días, mientras que el de los huevos incubados a 27,5°C fue de 201 días. El éxito de eclosión y el crecimiento de las crías en los primeros meses también se vieron afectados, a la menor temperatura el 100 % logró eclosionar, mientras que el grupo incubado a la mayor temperatura tuvo un éxito de eclosión del 64%, pero su masa y el ancho del plastrón a los 3 meses fue mayor. En otro estudio con una temperatura de incubación de 33°C, todos los embriones murieron en el primer tercio de su desarrollo (Hernández-Montoya, 2017). Se ha evidenciado una mayor presencia de hembras a una temperatura de incubación mayor o igual a 28°C y una mayor proporción de machos a temperaturas menores a 26°C, por lo cual se ha estimado la temperatura pivotal en 26,05°C (Gaviria-Hernández, et al.,2021). Estos hallazgos evidencian el importante impacto que el cambio climático puede tener en las poblaciones de esta y probablemente otras especies de tortugas.

    Uso y Amenazas:

    La C. carbonaria no está evaluada por la IUCN, pero se encuentra en el apéndice II de CITES, y en el Libro Rojo de los reptiles de Colombia del 2015 está bajo a categoría de vulnerable (VU).

    El morrocoy es frecuentemente utilizado como mascota en la región caribe, pues tiene asociadas varias creencias como que atrae el dinero y la prosperidad a su dueño, en cambio, en la Orinoquía es más apetecida por el consumo de su carne. Durante el periodo entre el 2006 y 2011 ocupó el tercer puesto en los decomisos de tortugas continentales en Colombia (Morales-Betancourt et al. 2012). Por último, amplias poblaciones han sido mermadas por actividades que conllevan la destrucción de su hábitat como la tala de árboles, la remoción del suelo y la quema del bosque y el rastrojo (Gallego-García et al., 2012).

    Referencias:

    Echeverry-Alcendra, A. ANFIBIOS Y REPTILES DE COLOMBIA.

    Galvis-Rizo, C., Carvajal-Cogollo, J. E., Arredondo, J. C., Passos, P., López-Victoria, M., Velasco, J. A., ... & Forero-Medina, G. A. (2016). Libro Rojo de Reptiles de Colombia (2015).

    Gaviria-Hernández, J., Páez, V. P., Ramírez, D. M., & Ceballos, C. P. (2021). Embryo Development and Sex Ratios in the Red-Footed Tortoise (Chelonoidis carbonarius) at Masculinizing Temperatures. Chelonian Conservation and Biology.

    Gallego-García, N., G. Cárdenas-Arévalo, y O. V. Castaño-Mora. 2012a. Chelonoidis carbonaria. Pp. 406 - 411. En: V. P. Páez, M. A. Morales-Betancourt, C.A. Lasso, O. V. Castaño-Mora y B. C. Bock (Editores). 2012. V. Biología y Conservación de las Tortugas Continentales de Colombia.  Serie Editorial Recursos Hidrobiológicos y Pesqueros Continentales de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (IAvH). Bogotá, D. C., Colombia.

     

    Hernández-Montoya, V., Páez, V. P., & Ceballos, C. P. (2017). Effects of temperature on sex determination and embryonic development in the red-footed tortoise, Chelonoidis carbonarius. Chelonian Conservation and Biology16(2), 164-171.

    Mendoza, P., Cerdan, I., Garcia, B., Furuta, C., Di Santo, L., Sanfilippo, L. F., ... & Carciofi, A. C. (2021). Influence of incubation temperature on embryo development, hatchling morphology and early growth rate in red-footed tortoise (Chelonoidis carbonaria). Comparative Biochemistry and Physiology Part A: Molecular & Integrative Physiology259, 110999.

    Morales-Betancourt, M., C. A. Lasso, F. Trujillo, J. De La Ossa, G. Forero y V. P. Páez. 2012. Amenazas a las poblaciones de tortugas continentales de Colombia. pp. 453-492. En: Páez, V. P., M. A. Morales-Betancourt, C. A. Lasso, O. V. Castaño-Mora y B. C. Bock (Editores). 2012. V. Biología y Conservación de las Tortugas Continentales de Colombia. Serie Editorial Recursos Hidrobiológicos y Pesqueros Continentales de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (IAvH). Bogotá, D. C., Colombia.

    Rhodin, A. G., Iverson, J. B., Bour, R. O. G. E. R., Fritz, U., Georges, A., Shaffer, H. B., & Van Dijk, P. P. (2017). Turtles of the World: Annotated Checklist and Atlas of Taxonomy, Synonomy, Distribution, and Conservation Status.

    Rueda-Almonacid, J. V., Carr, J. L., Mittermeier, R. A., Rodríguez-Mahecha, J. V., Mast, R. B., Vogt, R. C., ... & Mittermeier, C. G. (2007). Las tortugas y los cocodrilianos de los países andinos del trópico. Serie de guías tropicales de campo6, 412-423.

    Snedigar, R., & Rokosky, E. J. (1950). Courtship and egg laying of captive Testudo denticulata. Copeia1950(1), 46-48.

    Strong, J. N., & Fragoso, J. M. (2006). Seed dispersal by Geochelone carbonaria and Geochelone denticulata in Northwestern Brazil 1. Biotropica38(5), 683-686.

    Vanzolini, P. E. (1999). A note on the reproduction of Geochelone carbonaria and G. denticulata (Testudines, Testudinidae). Revista brasileira de biologia59, 593-608.

    Wang, E., Donatti, C. I., Ferreira, V. L., Raizer, J., & Himmelstein, J. (2011). Food habits and notes on the biology of Chelonoidis carbonaria (Spix 1824)(Testudinidae, Chelonia) in the southern Pantanal, Brazil. South American Journal of Herpetology6(1), 11-19.

     

    Rhinoclemmys melanosterna (Gray, 1861)

    Podocnemis vogli (Müller, 1935)

    Trachemys medemi (Vargas-Ramírez, del Valle, Ceballos & Fritz, 2017)

    Trachemys scripta elegans (Wied, 1839)

    NOMBRE COMÚN

    Tortuga de orejas rojas

    HISTORIA NATURAL

    El caparazón de esta especie puede alcanzar hasta los 30 cm de longitud, las hembras suelen ser un poco más grandes que los machos. La tortuga además cuenta con un sistema óseo complejo, con cuatro miembros semipalmeados que le ayudan a nadar y que pueden salir del caparazón o retraerse en él, al igual que la cola. Su cabeza de la misma forma puede introducirse completamente dentro del caparazón. Llegan a vivir entre 20 y 30 años.son animales de sangre fría, por lo que no pueden controlar por sí solos la temperatura de su cuerpo, así que dependen por completo de la temperatura del ambiente

    HÁBITAT

    Son originarias geográficamente del área que rodea al río Misisipi, llegando hasta el golfo de México. Se desarrollan en climas cálidos, particularmente en el cuadrante sudeste de los Estados Unidos. Habitan naturalmente en zonas donde haya alguna fuente de agua tranquila y templada

    CATEGORÍA DE AMENAZA UICN

    Preocupación Menor (LC)

    Podocnemis unifilis (Troschel in Schomburgk,1848)

    Kinosternon dunni (Schmidt,1947)

    NOMBRE COMÚN

    Tortuga de ciénaga colombiana, morrocoy de dunn, cabeza de trozo

    HISTORIA NATURAL

    El caparazón ovalado mide 17 a 18 cm de largo en los machos y 15 cm en las hembras y es de color castaño oscuro. El plastrón es amarillo. La cabeza color marrón es ancha, con nariz prominente. El cuello, patas y cola son grisáceas. Se alimentan de moluscos y otros animales acuáticos. Las hembras ponen en nidos en el suelo cubiertos por la vegetación, de a dos huevos elípticos de 45 por 25 mm.

    HÁBITAT

    Zonas pantanosas y arroyos de los bosques tropicales húmedos en las cuencas de los ríos San Juan, Baudó y alto Atrato, en el departamento  de Chocó

    CATEGORÍA DE AMENAZA UICN

    Global: Vulnerable (VU)

    Nacional: Vulnerable (VU)

    Kinisternon scorpioides (Linnaeus,1766)

    Kinosternon leucostomum (Gray,1947)

    Híbrido (Rhinoclemmys diademata X Rhinoclemmys melanosterna)

    NOMBRE COMÚN

    Palmera X Inguensa

    HISTORIA NATURAL

    Nacen por cruce entre las tortugas palmera e inguensa, en la EBTRF en Villavicencio; fundamentalmente acuáticas, son fértiles y se reproducen durante todo el año, con posturas máximo de 2 huevos y tiempo de incubación promedio de 90 días.

    HÁBITAT

    Permanecen en cautiverio en pocetas o estanques

     

    Peltocephalus dumerilianus (Schweigger, 1812)

    Nombre científico: Peltocephalus dumerilianus (Schweigger, 1812)

    Nombres comunes: Cabezón, cabezona, tortuga de charco, arara, jurará

    Familia: Podocnemididae

    Características principales:

    Como su nombre común lo indica, esta tortuga tiene una cabeza muy grande con relación a su cuerpo. Peltocephalus viene del griego “kephalé” = cabeza y “pelte” que era un escudo usado por la infantería, que hace referencia a las grandes escamas que presenta en la cabeza (Iverson & Vogt, 2002). Contrario a lo que suele presentarse en otras especies de tortugas, el macho es más grande que la hembra, su caparazón mide entre 40 y 45 cm, pero puede llegar hasta los 52 cm, mientras que en las hembras este mide en promedio unos 30 cm, aunque pueden alcanzar los 47 cm (Rueda et al., 2007) (De La Ossa et al., 2012). Pesan cerca de 11 kg los machos adultos, y 9 kg las hembras adultas. Esta tortuga presenta una frente lisa, sus ojos se disponen lateralmente en la cabeza, el tímpano puede sobrepasar el tamaño de la órbita, y tiene una bárbula bajo el mentón. Su caparazón tiene una forma de domo y un contorno ovalado ligeramente expandido en la parte posterior, donde sus escudos marginales están levantados y revertidos, además, puede presentar una ligera quilla vertebral. Su caparazón es negruzco o verde oliva, su plastrón es alargado y de color amarillento o marrón, al igual que el puente. Sus extremidades tienen cinco uñas en las anteriores y cuatro en las posteriores, y sus membranas interdigitales están poco desarrolladas, por lo que son malas nadadoras (Rueda et al., 2007).

    Hábitat y distribución:

    La cabezona vive en sistemas de aguas negras de la cuenca del Orinoco y del Amazonas, aunque ocasionalmente se encuentran en ríos de aguas claras y blancas. Al ser escasamente palmeadas, prefieren cuerpos de aguas con poca corriente, de hecho, está más asociada al sustrato y los lechos de los ríos, caños, lagunas y madreviejas, y también a bosques inundables (De La Ossa et al., 2012). 

    Alimentación:

    Esta especie es omnívora, con características anatómicas mandibulares que le permiten comer presas duras, por lo tanto, puede consumir una gran variedad de alimentos como caracoles, invertebrados, peces y serpientes, también se han encontrado pelos en su contenido estomacal. Y el material vegetal que cae al agua como hojas, tallos, frutos de palma y semillas hacen parte fundamental de su dieta (Rueda et al., 2007). Un hallazgo interesante fue documentado por De La Ossa y colaboradores (2009), quienes analizando contenido intestinal, encontraron membranas externas de 8 huevos de su misma especie en el contenido intestinal de una hembra adulta. Los autores mencionan que la colecta se realizó en la temporada de anidación, por lo cual es probable que los huevos todavía se encontraran en periodo de incubación. Así que dentro de los hábitos alimenticios de la tortuga cabezona, podría incluirse la oofagia probablemente de forma oportunista.

    Reproducción:

    A diferencia de otras especies de su familia, no suele anidar en bancos de arena a orillas de los cuerpos de agua, más bien lo hace en tierra firme, en lugares que los locales llaman “tronqueiras”, donde hay raíces o troncos podridos o quemados (De La Ossa et al., 2012).  Su temporada de anidación varía a lo largo de su distribución, al sur esta inicia hacia septiembre, al norte se extiende gradualmente hacia diciembre y en la Orinoquía venezolana anida en la temporada de aguas altas. Las posturas pueden ser de 3 a 25 huevos, y su periodo de incubación está entre 74 y 97 días en el medio natural (De La Ossa et al., 2012). Por último, tanto machos como hembras alcanzan la madurez sexual entre los 27 y 30 cm de longitud del caparazón (Rueda et al., 2007). 

    Uso y Amenazas:

    Esta especie está incluida en el apéndice II de CITES, y está clasificada como vulnerable (Vu) en la IUCN, y en el libro rojo de los reptiles de Colombia del 2015 no está evaluada por datos deficientes (DD).

    Como ya mencionamos, la tortuga cabezona hace sus nidos al interior de los bosques y selvas, por lo tanto, aunque los huevos son apetecidos, son difíciles de encontrar. En cambio, los adultos están sometidos a una mayor cacería por parte de los locales, siendo esta la principal amenaza que enfrentan (Rueda et al., 2007). Esta tortuga antes no era muy consumida, pero ante la disminución de otras especies como P. expansa y P. unifilis, su cacería ha aumentado. Gorzula y colaboradores (1998) documentaron datos impactantes acerca de su uso en Venezuela, los autores mencionan que en la mayoría de comunidades que visitaron, la cabezona era ampliamente utilizada junto a la P. erythrocephala y P. unifilis. Era común ver varios caparazones de tortugas alrededor de las casas y que cierta comunidad estaba especializada en cazarlas, vendiendo aproximadamente 100 cabezonas al mes. Este problema se incrementaba en las zonas de minería del oro, pues la demanda de proteína en las minas estimulaba el tráfico y comercio ilegal de esta y otras especies. Muchos pescadores relataban que su cacería con redes agotó las poblaciones de tortugas en muchas áreas. Basándose en entrevistas a los locales, los autores estimaron la extracción anual de P. dumerilianus entre 200 mil y 400 mil individuos. Algo positivo es que algunas comunidades estaban tomando conciencia y comenzaban a regular su extracción. Es necesario mencionar que estos estudios no son recientes y aunque probablemente su consumo haya disminuido por la reducción de sus poblaciones, es necesario realizar nuevas evaluaciones del impacto de su extracción.

    Referencias:

    De La Ossa, V. Vogt, R. De La Ossa-Lacayo, & Lasso, C., A. (2012). Peltocephalus dumerilianus. Pp. 353 - 359. En: V. P. Páez, M. A. Morales-Betancourt, C.A. Lasso, O. V. Castaño-Mora y B. C. Bock (Editores). 2012. V. Biología y Conservación de las Tortugas Continentales de Colombia.  Serie Editorial Recursos Hidrobiológicos y Pesqueros Continentales de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (IAvH). Bogotá, D. C., Colombia.

    De La Ossa, V., C Vogt, R., & De La Ossa Lacayo, A. (2009). HALLAZGO DE OOFAGIA CANIBALÍSTICA EN PELTOCEPHALUS DUMERILIANUS:(TESTUDINES: PODOCNEMIDIDAE). Actualidades Biológicas31(90), 79-82.

    Gorzula, S., Otto Huber, B., Señaris, J. C., & Huber, O. (1998). Contribution to the herpetofauna of the Venezuelan Guayana. O. Huber.

    Iverson, J. B., & Vogt, R. C. (2002). Peltocephalus, P. dumerilianus. Catalogue of American Amphibians and Reptiles (CAAR).

    Rhodin, A. G., Iverson, J. B., Bour, R. O. G. E. R., Fritz, U., Georges, A., Shaffer, H. B., & Van Dijk, P. P. (2017). Turtles of the World: Annotated Checklist and Atlas of Taxonomy, Synonomy, Distribution, and Conservation Status.

    Rueda-Almonacid, J. V., Carr, J. L., Mittermeier, R. A., Rodríguez-Mahecha, J. V., Mast, R. B., Vogt, R. C., ... & Mittermeier, C. G. (2007). Las tortugas y los cocodrilianos de los países andinos del trópico. Serie de guías tropicales de campo6, 412-423.

    Mesoclemmys dahli (Zangerl & Medem, 1958)

    Mesoclemmys gibba (Schweigger, 1812)

    Podocnemis erythrocephala (Spix, 1824)

    Más información

    Nombre científico:Podocnemis erythrocephala (Spix, 1824)

    Nombres comunes: Irapuca, chapiro, chipire, champiro, chimpire

    Familia: Podocnemididae

    Características principales:

    Como su nombre lo indica, erythrós = rojo, esta tortuga tiene una coloración cefálica característica, café oscura con manchas brillantes rojizas y naranjas, que están presentes en las crías, juveniles y machos adultos, estas manchas se desvanecen en las hembras adultas. Su caparazón está algo expandido en su parte posterior y las crías y juveniles pueden tener un quilla o carena vertebral y también una pequeña muesca nucal. La coloración del caparazón presenta bastante variación intraespecífica, pues, aunque suele ser de color café oscuro o negruzco, en Venezuela es más rojizo, y en Brasil este puede presentar manchas rojas (Bernhard et al., 2012). Su plastrón es color café amarillento o crema con tonalidades grises a los costados. Tiene cinco poros en la región axilar del puente y un poro inguinal. Presenta dos barbicelos bajo el mentón y patas palmeadas. Esta especie es la más pequeña del género Podocnemis, su promedio es de 18 cm en hembras adultas, y de 13,5 cm en machos adultos (Rueda-Almonacid, 2007).

    Hábitat y distribución:

    El Chipiro se ha reportado únicamente en Colombia, Venezuela y Brasil, en aguas negras de los sistemas hídricos del Río Negro, Casiquiare, y en el cauce principal del río Inírida y Atabapo, aunque ocasionalmente se le puede encontrar en aguas blancas y claras como en los ríos Branco, Trompetas y Tapajós. Prefiere pequeños caños, y lagunas, así como bosques inundables (Bernhard et al., 2012).

    Alimentación:

    En cierto estudio se analizó el contenido estomacal de 42 individuos y se encontró que más del 90% era material vegetal de las principales especies presentes en los bosques inundables donde vivían, siendo las semillas y los frutos el 47,73% del total del contenido (Junior & Brito, 2009). Sólo el 2 % del material fue de origen animal, que incluyó peces, crustáceos, moluscos, reptiles y material no identificado, por lo tanto, es una especie principalmente herbívora. Además, ciertos autores mencionan que es posible que el patrón de alimentación de esta especie dependa de los ciclos hidrológicos, pues estos influyen en la disponibilidad de las plantas y algas de las que se alimentan (Bernhard et al., 2012) (Junior & Brito, 2009). También en esta especie se ha reportado la neustofagia o succión de particulas presentes en la superficie del agua (Rueda-Almonacid, 2007).

    Reproducción:

    Al igual que otras tortugas de la familia Podocnemididae, P. erythrocephala también anida a inicios de la temporada seca cuando el nivel del agua empieza a bajar. Esto ocurre en diferentes meses a lo largo de su rango de distribución, por ejemplo, en Colombia la temporada de desove tiene lugar en los meses de noviembre a enero, en los ríos Casiquiare, Pisiba y Momoni en Venezuela ocurre entre octubre y diciembre y en el Río Negro en Brasil, entre finales de agosto y diciembre (Marín & Solorzano, 2012) (Bernhard et al., 2012). Suelen anidar en playas de arenas blancas y de grano fino con poca vegetación arbustiva y ponen en promedio de 5 a 12 huevos, aunque esto varía entre las localidades (Rueda-Almonacid, 2007).

    Aún se sabe poco acerca de sus estrategias reproductivas, pero en cierto estudio donde se analizó el parentesco entre individuos de 6 nidos diferentes usando microsatélites, se encontró que, en 5 de los nidos hubo paternidad múltiple, evidenciando que se trata de una especie poliándrica (Fantin et al., 2010). Para el género Podocnemis, la paternidad múltiple también se ha reportado para P. expansa y P. unifilis. El estudio de sus estrategias reproductivas puede brindar información muy útil al momento de plantear planes de manejo y conservación.

    Uso y Amenazas:

    En la IUCN se encuentra bajo la categoría de vulnerable (VU), y en el apéndice II de CITES.

    Se conoce que las comunidades locales consumen los huevos y adultos de P. erythrocephala. En ciertas zonas la minería ilegal del oro aumentó su demanda como alimento, y en algunas ceremonias indígenas pueden llegar a consumirse grandes cantidades de chapiros, también se comercializa como mascota en Caracas (Bernhard et al., 2012). Sin embargo, no hay registros históricos acerca de su uso y consumo, ni tampoco datos que permitan hacerse una idea acerca de los tamaños de sus poblaciones históricamente que permitan inferir la magnitud de la reducción a lo largo del tiempo. Por lo tanto, es necesario evaluar el estado de sus poblaciones a lo largo de su rango de distribución para verificar su estado de conservación (Rhodin et al., 2015).

    Referencias:

    Bernhard, R., De La Ossa, V., Vogt, R., Morales-Betancourt, M. & Lasso, C. (2012). Podocnemis erytrochephala. pp. 360-366. En: Páez, V. P., M. A. Morales-Betancourt, C. A. Lasso, O. V. Castaño-Mora y B. C. Bock (Editores). 2012. V. Biología y Conservación de las Tortugas Continentales de Colombia. Serie Editorial Recursos Hidrobiológicos y Pesqueros Continentales de Colombia. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (IAvH). Bogotá, D. C., Colombia.

    Fantin, C., Farias, I. P., Monjeló, L. A. S., & Hrbek, T. (2010). Polyandry in the red-headed river turtle Podocnemis erythrocephala (Testudines, Podocnemididae) in the Brazilian Amazon. Genetics and Molecular Research9(1), 435-440.

    Junior, S., & Brito, L. (2009). Dieta de Podocnemis erythrocephala (Testudines: Podocnemididae) no Parque Nacional do Jaú, Amazonas, Brasil.

    Marín, E., & Solorzano, C. (2012). Contribución al conocimiento de la biología reproductiva del chipiro, Podocnemis erythrocephala(Spix, 1824. Testudines; Podocnemidae) en el Brazo Casiquiare, Amazonas, Venezuela. Memoria de la Fundación La Salle de Ciencias Naturales72(177), 12.

    Rhodin, A. G., Iverson, J. B., Bour, R. O. G. E. R., Fritz, U., Georges, A., Shaffer, H. B., & Van Dijk, P. P. (2017). Turtles of the World: Annotated Checklist and Atlas of Taxonomy, Synonomy, Distribution, and Conservation Status.

    Rhodin, A. G. J., Pritchard, P. C. H., van Dijk, P. P., Saumure, R. A., Buhlmann, K. A., Iverson, J. B., & Mittermeier, R. A. (2015). Podocnemis erythrocephala (Spix 1824)–Red-headed Amazon River Turtle, Irapuca RUSSELL A. MITTERMEIER1, RICHARD C. VOGT2, RAFAEL BERNHARD3, AND CAMILA R. FERRARA4.

    Rueda-Almonacid, J. V., Carr, J. L., Mittermeier, R. A., Rodríguez-Mahecha, J. V., Mast, R. B., Vogt, R. C., ... & Mittermeier, C. G. (2007). Las tortugas y los cocodrilianos de los países andinos del trópico. Serie de guías tropicales de campo6, 412-423.

    Chelus orinocensis (Vargas-Ramírez et al., 2020)